La Resurrección de Cristo: es un hecho

Los seguidores de Cristo no esperaban que Él resucitaría de entre los muertos. Once de los doce apóstoles abandonaron a Jesús durante su hora más desesperada. Incluso Pedro, la roca sobre la cual Cristo dijo que edificaría Su Iglesia, lo negó tres veces. Juan, el único Apóstol que no abandonó al Señor en la Cruz, María Magdalena y la Santísima Virgen María fueron testigos de cómo Cristo tomó su último aliento. Vieron su cuerpo sangriento y maltratado, cuando lo bajaron de la cruz y lo pusieron en una tumba. Se corrió la voz sobre la muerte de Jesús, e incluso sus seguidores más devotos creyeron que el enemigo había ganado. En los días siguientes, los Apóstoles estaban demasiado deprimidos, demasiado asustados para hacer otra cosa que esconderse de las autoridades.

En la antigua Palestina, era costumbre visitar el cuerpo de un ser querido tres días después de haber sido sepultado. Por supuesto, los Apóstoles no se atrevieron a visitar la tumba de Cristo por miedo a sus vidas. Pero una de las seguidoras más devotas de Cristo, María Magdalena, fue a ungir Su cuerpo el domingo por la mañana temprano.

La tradición dice que María era una gran pecadora a quien Cristo había perdonado y sanado. Su gran capacidad de pecar se transformó en una capacidad aún mayor de amar. Los estudiosos de las Escrituras estiman que llegó a la tumba entre las 3 y las 6 de la mañana, tan pronto como pudo viajar después de observar el sábado.

 Al acercarse al sepulcro, María vio removida la piedra, pero no ingreso. En cambio, entró en pánico, creyendo que los ladrones habían robado Su cuerpo. Inmediatamente corrió hacia Pedro y Juan, diciendo: “Se han llevado al Señor del sepulcro y no sabemos dónde lo han puesto” (Juan 20,2). Aunque María era radicalmente devota del Señor, no asumió que Jesús había resucitado de entre los muertos. Pero la noticia de que una piedra había sido removida fue suficiente para que Pedro y Juan se pusieran de pie, y ambos corrieron hacia la tumba. Juan corrió más rápido que Pedro, pero Pedro, que había negado a Cristo tres veces unos días antes, entró primero en la tumba.

 Lo que Pedro vio en la tumba le dijo a Juan que esto no era obra de ladrones como había supuesto María Magdalena. La traducción del Evangelio de Juan en el estudio de las Escrituras William Barclay describe la visión que los Apóstoles contemplaron en la tumba, diciendo que el sudario de Jesús “no estaba junto con el resto de las ropas de lino, sino aparte de ellas, todavía en sus pliegues, por sí mismo” (Juan 20,6-7). En otras palabras, las ropas funerarias del cuerpo de Cristo estaban perfectamente colocadas sobre la piedra, como si Él se hubiera evaporado de ellas. Los ladrones no habrían tenido ningún motivo para dejar las ropas funerarias, y mucho menos colocarlas en la tumba. ¿Qué posible motivo tendrían para robar el cuerpo y perpetrar un engaño? Las personas sólo participan en conspiraciones cuando están bastante seguras de que pueden obtener algún beneficio tangible de ellas.

Los Apóstoles no habrían tenido nada que esperar excepto la persecución de los judíos y los romanos por mantener viva la devoción a Jesús. No tenían ninguna razón para fundar su movimiento de Jesús en lo que sabían que era una “mentira”, y luego dar sus vidas por esa “mentira” e incluso bajo amenaza de persecución y muerte para nunca revelar el engaño.

 

Quizás también le puede interesar esto...

José es honrado en la Iglesia con protodulia (honor como el primero entre los santos), sólo superado por la hiperdulia (el más alto grado de reverencia) reservada a la Santísima Virgen. 

Cada 11 de febrero la Iglesia Católica celebra la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, advocación Mariana cuyo origen se remonta a las apariciones de la Madre de Dios a Santa Bernardita en 1858, en Francia.

La celebración del Miércoles de Ceniza nos invita hoy a una profunda revisión de nuestra vida, de nuestras actitudes y criterios de comportamiento; a iniciar un serio proceso de conversión y de purificación. Cuaresma es un tiempo de gracia que Dios nos concede como un regalo.