Home | Noticias | Pequeña historia de la Coronilla a la Divina Misericordia


Pequeña historia de la Coronilla a la Divina Misericordia

Pequeña historia de la Coronilla a la Divina Misericordia

En el año 1935, Santa Faustina tuvo la visión de un ángel enviando por Dios para castigar a la tierra. Estremecidos por esta señal de ira Divina, empezó a rezar pidiendo misericordia, pero sus oraciones eran ineficaces. De repente vio a la Santa Trinidad y sintió el poder de la Gracia de Jesús dentro de su alma.

El día siguiente, una voz interior le enseño a Sor Faustina a orar la siguiente oración usando un rosario común de cinco decenas. La voz le dijo:

Primero rezarás un Padre Nuestro, un Ave María y un Credo. Luego, en las cuentas del Padre Nuestro, dirás las siguientes palabras:

Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero.

En las cuentas del Ave María, dirás las siguientes palabras:

Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero; para terminar, tres veces rezaras estas palabras:

Por su dolorosa pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero; para terminar, tres veces rezarás estas palabras:

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo inmortal, ten misericordia de nosotros y del mundo entero (Diario, 476).

Más tarde Jesús le dijo a Santa Faustina: "Reza intensamente esta Coronilla que te he enseñado. Quienquiera que la rece recibirá gran misericordia a la hora de la muerte. Los sacerdotes se la recomendarán a los pecadores como la última tabla de salvación. Hasta el pecador más empedernido, si reza esta Coronilla una sola vez, recibirá las gracias de Mi misericordia infinita. Deseo conceder gracias inimaginables a las almas que confían en Mi misericordia" (Diario, 687).

Be a part of the discussion. Add a comment now!